El CLUB DE LEONES CALI «LA MERCED»,

desde su fundación el 11 de marzo de 1.966, busco la manera de proyectarse socialmente a la comunidad mediante diversas actividades. Fue asi como en 1.968, con el gran liderazgo del C.L CARLOS RAFAEL VILAR BORRERO y como resultado de una encuesta aplicada a la comunidad de la Merced y barrios circunvecinos, se propuso fundar un colegio que llenara las necesidades educativas de los niños del sector, proyectando ofrecer una educación de calidad a bajo costo, sin pensar que este objetivo, en el futuro, fuera el causante de grandes satisfacciones.

Nuestra misión
Dar poder a los voluntarios para que sirvan a sus comunidades, atiendan las necesidades humanitarias, alienten la paz y promuevan el entendimiento internacional a través de los clubes de Leones.

 

Nuestra visión
Ser los líderes globales en la comunidad y en el servicio humanitario.

Nuestro propósito

Organizar, constituir y supervisar clubes de servicio que se conocerán como clubes de Leones.

Coordinar las actividades y estandarizar la administración de los clubes de Leones.

Crear y fomentar un espíritu de entendimiento entre los pueblos del mundo.

Fomentar los principios del buen gobierno y de la buena ciudadanía.

Participar activamente en el bienestar cívico, cultural, social y moral de la comunidad.

Unir a los clubes en vínculos de amistad, buen compañerismo y entendimiento mutuo.

Proporcionar a los socios de los clubes un medio de discusión para el amplio y libre estudio de todos los asuntos de interés público, con la excepción de asuntos de política partidista y sectarismo religioso.

Alentar a personas con vocación de servicio a servir en la comunidad sin buscar recompensa financiera personal, y alentar la eficiencia y fomentar la práctica de elevadas normas de ética en el comercio, la industria, las profesiones, obras públicas y proyectos privados.

Nuestro Código de Ética

Mostrar mi fe en la bondad de mi vocación aplicándome diligentemente hasta lograr una buena reputación por la alta calidad de mi servicio.

Buscar el éxito y exigir solo la remuneración o ganancia justa que pueda merecer, pero rehusar la ganancia o recompensa que pudiera resultar en menoscabo o pérdida de mi dignidad, como efecto del aprovechamiento de alguna ventaja injusta o de acciones dudosas mías.

Recordar que para desarrollar mi negocio no es necesario destruir el de otro; ser leal con mis clientes y sincero para conmigo mismo.

Resolver cualquier duda que surja sobre el derecho o ética de mi posición o acción hacia los demás aún a costa de mí mismo.

Practicar la amistad como un fin y no como un medio. Sostener que la amistad verdadera no existe por razón del servicio que se nos ha prestado, sino que la amistad verdadera no exige nada a cambio pero acepta el servicio con el mismo espíritu que se ha dado.

Tener siempre presente mis obligaciones de ciudadano para con mi nación, mi estado y mi comunidad, profesándoles mi lealtad inquebrantable de pensamiento, palabra y obra. Dedicarles generosamente mi tiempo, mi trabajo y mis recursos.

Ayudar al prójimo, consolar al atribulado, fortalecer al débil y socorrer al menesteroso.

Ser mesurado en la crítica y liberal en el elogio; construir y no destruir.