LANZAMIENTO DEL CARTEL POR LA PAZ

DISCURSO POR LA PAZ

 

 

Desde hace más de quince años ya, el Club de Leones y el Colegio Leonístico la Merced, han levantado la bandera de la paz, totalmente comprometidos con el fortalecimiento de valores, del respeto por la vida y por el ambiente. Ha concebido la Paz como el ejercicio en el cual debe iniciarse una construcción interna en cada uno, para que estemos en paz con nosotros mismos, y luego darnos a la tarea de convivir en paz con los demás. Esta experiencia para el Colegio se ha convertido en una necesidad permanente de convivencia, fe y credibilidad en lo que se hace.

Tanto la cátedra de paz, como el cartel de la paz y las acciones de paz, aunados a la orientación de clase diaria, se constituyen en las estrategias mediante las cuales el Club y el Colegio Leonístico, se involucran en el fortalecimiento de la paz.

La Paz no es la ausencia de conflicto, la paz no se alcanza, la paz no es una meta. La paz es una construcción permanente, es una actitud, donde cada uno desde su diario vivir valore al otro y lo hace porque se valora así mismo. La paz no es silencio, la paz no son las dádivas, la paz no es un merecimiento. Tampoco lo es cuando dedicamos el tiempo destruir al otro, no tenemos paz cuando le prestamos oídas a los bochinches, cuando no hemos entendido que lo único sobre lo cual podemos opinar con autoridad es sobre nuestra propia vida. No vive en paz quien ve la paja en el ojo ajeno y se olvida como dijo Jesucristo que quien esté libre de pecado que tire la primera piedra.

“Nunca podrá vivir en paz quien tenga el corazón lleno de odios y resentimientos”.

La paz es un estado permanente, la paz es tener su corazón limpio, es el día a día, es buscar en el interior de nosotros mismos las respuestas que nos permitan aceptar al otro tal como es. La paz es respetar las señales, la paz es respetar las reglas que median las personas, la paz es ver la noche con el convencimiento que entre más oscura sea, más radiante y hermoso será el día.

Por tal razón seguiremos manteniendo en alto el estandarte del trabajo, de la satisfacción del deber cumplido, de tener claro cuales son mis valores y reitero nuevamente de metas claras donde lo importante es el buen trato y la dignidad humana.

Y aquí retomo las palabras del gran líder Norteamericano Martin Luther King “NO ME DUELEN LOS ACTOS DE LA GENTE MALA, ME DUELE EL SILENCIO DE LA GENTE BUENA”

Queridos estudiantes, profesores, miembros del Club de Leones y demás invitados presentes hoy aquí, si queremos tener la paz tenemos que vivirla. No hay otra forma de tenerla.

Que el gran Dios, nos guie y nos de la orientación para que podamos vivir en paz.

 

ROBERTO MILLÁN M

Rector